Ámbito sanitario

Mycoplasma Genitalium (MG)

Una ITS irreconocible

 

Mycoplasma Genitalium  es un microorganismo bacteriano complejo descubierto en 1980. Sin embargo, debido a su estructura particular y sus requisitos de crecimiento específicos ha resultado increíblemente difícil su aislamiento y estudio. Por este motivo, no ha sido hasta hace poco que se ha reconocido en la transmisión sexual y se ha demostrado que es un agente infeccioso de transmisión sexual.

La transmisión de M. genitalium  se produce mediante contacto directo de la mucosa entre genitales, así como por contacto genital-anorrectal. La infección se ha reconocido como una causa de uretritis masculina, que causa aproximadamente el 15 %–20 % de los casos de uretritis no gonocócicas (NGU), el 20 %–25 % de los casos de NGU distintas de clamidia y aproximadamente el 30 % de los casos de uretritis persistentes o recidivantes. En mujeres también provoca dolor y molestia asociados a la cervicitis.

Sin embargo, a pesar de ser sintomático en aproximadamente el 70 % de los varones,  la infección suele ser asintomática en las mujeres, lo que supone un gran riesgo para la salud, ya que la infección se transmite entre los miembros de la pareja sin tener conocimiento de ello.

 

Dificultades en el abordaje de la prevalencia de MG

 

Si bien este microorganismo se encuentra en su primera etapa de desarrollo, la investigación ha crecido de manera exponencial en este ámbito y se ha demostrado que el MG es más peligroso de que lo que se creía inicialmente. Si no se trata, el mycoplasma genitalium se ha implicado en complicaciones de salud graves para hombres y mujeres. Entre ellas se incluyen enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), desenlaces adversos del embarazo como parto prematuro y aborto, aumento del riesgo de adquisición del VPH, artritis reactiva adquirida sexualmente e infertilidad.

El Mycoplasma genitalium  también ha desarrollado resistencia a los antibióticos, lo que hace que estas secuelas a largo plazo sean más prevalentes, ya que la infección es cada vez más difícil de tratar. Se ha identificado la emergencia de cepas de  Mycoplasma Genitalium multirresistentes ya en todo el mundo, en países como Japón, Australia, Países Bajos, Inglaterra, Rusia, Estonia y Francia.

Puesto que determinadas cepas evitan los tratamientos del huésped y son cada vez más difíciles de curar, existe una necesidad imperativa de herramientas de diagnóstico disponibles de forma generalizada para identificar los microorganismos y monitorizar su incidencia.

 

La necesidad de supervisión

 

Debido a su emergencia más reciente como infección de transmisión sexual, la mayoría de los países no cuentan con un programa de supervisión para el análisis del estado de infección. Sin embargo, debido a la carga cada vez mayor de la enfermedad, la resistencia a los antibióticos cada vez mayor y el riesgo  tres veces mayor en el que se incurre de adquirir el VIH, las herramientas diagnósticas precisas y eficaces y los métodos de cribado son fundamentales.

El avance y el desarrollo de pruebas de amplificación de ácidos nucleicos han convertido el estudio y el diagnóstico de la infección en una posibilidad que no estaba disponible en los años anteriores. El  Mycoplasma genitalium es un microorganismo exigente que requiere nutrientes y condiciones muy específicos para crecer, por lo que otras técnicas diagnósticas como los cultivos de laboratorio son muy difíciles, requieren mucho tiempo y son inadecuados para el crecimiento y el diagnóstico del microorganismo. Al igual que las NAAT, el uso de tecnología de PCR ha provocado, como la prueba de Roche, que los científicos hayan podido descubrir cómo funciona este microorganismo enigmático y cómo puede identificarse y tratarse en la población de pacientes cada vez mayor.

Referencias bibliográficas

 

  1. Centers for Disease Control and Prevention.(2010). Mycoplasma genitalium | Questions & Answers | 2010 Treatment Guidelines. Retrieved July 10, 2017, from https://www.cdc.gov/std/treatment/2010/qanda/mgenitalium.htm
  2. Ross, J. D. (2006). Mycoplasma genitalium as a sexually transmitted infection: implications for screening, testing, and treatment. Sexually Transmitted Infections,82(4), 269-271. doi:10.1136/sti.2005.017368
  3. Ona, S., Molina, R. L., & Diouf, K. (2016). Mycoplasma genitalium: An Overlooked Sexually Transmitted Pathogen in Women? Infectious Diseases in Obstetrics and Gynecology,2016, 1-9. doi:10.1155/2016/4513089Centers For Disease Control and Prevention. Emerging Issues. (2015, June 04). Retrieved July 14, 2017, from
  4. https://www.cdc.gov/std/tg2015/emerging.htmLis, R., Rowhani-Rahbar, A., & Manhart, L. E. (2015, August 01). Mycoplasma genitalium infection and female reproductive tract disease: a meta-analysis. Retrieved July 15, 2017, from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25900174
Productos
Category
Found 0 results in
Filtros
...
    ...